Se ha producido un error en este gadget.

¿Qué te parece mi Blog? (:

jueves, 4 de agosto de 2011

Mi primera historia de "terror" :)

No amigos, ésta no es la típica historia de "cómo conocí a vuestra madre en el pueblo", no.
Me llamo Adrienne y la que os voy a contar es una historia real. Con personajes reales, y unos sucesos increíbles.
Ocurrió en un pequeño pueblo de Francia, alrededor de 1.987.
Era diciembre. 23 de Diciembre, para ser exacta.
Yo estaba en el sillón de mi sofá, leyendo.
Llovía. Oh, sí. Lo recuerdo bien.Cada trueno que caía parecía un alma perdida del cielo y caída.
Fue entonces cuando alguien tocó a mi puerta.
Cogí mi bata, y me dispuse a caminar hacia la puerta, cuando de pronto, pude reconocer una extraña figura a manos de la oscuridad. Era un hombre, mas bien.
Pedía cobijo y alimentos. No me negué, puesto que el hombre prometió marcharse al día siguiente y me daba  cierta pena.
Le sugerí que pasara y se pusiera cómodo, pues la chimenea estaba encendida y se estaba calentito adentro.
El hombre era alto, delgado y, he de destacar que era pálido además. Caminaba derecho y olía a humedad.
No obstante, mantuvimos una larga conversación aquella noche hasta tarde.
Uno de los temas fue qué hacía él allí si, según lo que me había contado, pertenecía a Rusia.
Meller (como dijo que se llamaba) respondió que era por asuntos de trabajo.
No le di mucha importancia, pero tampoco le creí.
Él se dirigió a su habitación mientras que yo me aseaba en el baño. Entonces, vi una sombra en la pared. Recuerdo que grité, pero nadie vino a socorrerme.
Al día siguiente desperté en lo que parecía un establo abandonado, en medio de la nada.
Sólo vi escrito en la pared: "si deseas escapar, la mayor de las locuras debes alcanzar".
Y allí estaba el hombre que irrumpió en mi casa, en mitad de la noche, la noche anterior.
Justo en el momento en el que le iba a pedir explicaciones, se ab abalanzó sobre mí como un animal. De repente, vi cómo de su sucia boca sobresalían dos afilados colmillos de brillante marfil.
Entonces, en el momento en el que me iba a morder, apareció una criatura que, no sé exactamente lo que era, pero me salvó la vida. Entonces, perdí el sentido.
Más tarde desperté dentro de lo que parecía ser una caja de madera. Comencé a patalear y a gritar como nunca, pero nadie respondió. Estaba oscuro y hacía frío. Mucho frío.
Tanto, que hasta podría decir que casi me congelo. Así fue como morí. Sufrí terribles violaciones las noches anteriores, me despertaba en lugares desconocidos sin saber dónde estaba; con numerosos mordiscos en varias partes de mi cuerpo y, lo que es peor: los recuerdos iban desapareciendo de mi memoria.
Así fue mi muerte. Pero juro desde mi tumba, venganza a quien lo hizo.
By: Adriana Marcks.

2 comentarios:

  1. Está muy bien escrito, aunque mucho miedo no me ha dado si te digo la verdad... pero sigue así y seguro que algún día me asustaré con alguna de tus historias xD

    ResponderEliminar
  2. e-é A mí tampoco me dio miedo pero es que la escribí en quince minutos y tenía un sueño bestial, así que es lo que hay xDD
    Sí, sí. Seguro que alguna te tendrá que dar miedo xD

    ResponderEliminar