Se ha producido un error en este gadget.

¿Qué te parece mi Blog? (:

sábado, 29 de octubre de 2011

Sólo queda rabia.

Y siento que mi mundo se derrumba ante mí mientras yo contemplo, observo y afirmo que no puedo hacer nada por evitarlo...
¿Quién aliviará en mi cuerpo todo este llano y sufrimiento?
Y parece... Que cuanto más intento arreglarlo, más lo estropeo.

Mi última pregunta fue: ¿te gusta que llore?
Jamás contestaste... Te fuiste sin decir nada.
Dejaste un vacío. Un gran vacío.
Nunca podrá rellenarse.
Ni con los mejores besos nunca dados...
Ni con los mejores abrazos nunca concedidos...
Así. Muere un espíritu. Se pierde la esperanza,
hasta que al final ya no queda nada... Sólo rabia.
By: A.M.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Descansa en paz. (Marco Simoncelli#58)

No todo en esta vida tiene por qué ser justo.
Qué mundo tan aburrido sería este sin aquellos golpes dolorosos e inesperados.
A fin de cuentas, todo tiene un fin.
Pero los recuerdos no. Por eso no me preocupa que te hayas marchado.
Sólo pido una cosa: descansa en paz.
Pido al señor que te conceda todo cuanto pidas. Tú hiciste grandes cosas.
Es hora de que el mundo te devuelva el favor.
Los que mueren jóvenes, mueren jóvenes porque no necesitan más tiempo para demostrar lo que valen.
Y no me preocupa que te hayas marchado.
Estoy feliz.
Pero sólo pido: descansa en paz.


#58 DESCANSA EN PAZ MARCO! :D
El cincuenta y ocho, lo llevaremos siempre en el corazón. (L)

lunes, 24 de octubre de 2011

Orgullosa de ti. Orgullosa de tu muerte, y orgullosa de tu valentía.

Hoy, a pesar de la muerte de uno de mis mayores ídolos (Marco Simoncelli) ha sido uno de los mejores días de mi vida ¿la razón? Su valentía. Me ha dado tanta confianza en mí misma, que ya no me da miedo luchar por lo que quiero o por lo que me gusta. Él, ha muerto. Sí. Pero con dignidad. Haciendo lo que a él más le gustaba, lo que a él le apasionaba. Era joven, sí. Pero yo creo que no necesitaba más tiempo de vida para demostrar todo lo que él valía. Él sabía lo que quería. Y sí. Pudo evitar su muerte soltándose de la moto. Solamente se habría salido de la pista y habría sido un susto tonto como otro cualquiera dentro del Motociclismo. O cualquier otro deporte, por qué no generalizar. Pero no. Él siguió adelante. ¿Que tuvo mala suerte? Sí. Pero que mereció la pena tampoco se puede negar. Si antes me gustaba, ahora, es mi Dios. Algo más podría decir. Él era seguro de sí mismo y... Qué más puedo decir. Nada, supongo. Valiente para morir. Eso es todo. Hay gente, muchos pilotos (y no sólo pilotos, en la vida cotidiana, utilizando como metáfora su caso) que se han soltado de la moto, se han salido del circuito y se han fracturado un hueso, se han hecho un rasguño en el brazo ¿y por qué? Por miedo a seguir adelante. ¿Por qué? Por miedo a vivir. Él no. Él lo arriesgó todo a una sola carta... Y perdió. Con toda la dignidad con la que se puede perder: con la de un luchador. Por eso estoy orgullosa de ti, Marco. Orgullosa de que tuvieras esa muerte tan sumamente digna que poca gente llega a tener, y cómo no, orgullosa de tu valentía y a afrontar las cosas.
Desde España, deseo muchísimos ánimos al padre de Marco, a su madre, a su hermana y a su novia, sobre todo a la hermana y a la madre, que no pudieron estar con él. Ánimo y espero que esto sirva de lección, como me ha pasado a mí. Yo tenía miedo a vivir, pero ahora, ya no me da miedo demostrar quién soy y por qué estoy aquí. Qué es lo que busco, qué es lo que quiero, y qué es por lo que lucho.
Dicho esto, muchísimas gracias por leer mi entrada. Aquí termina mi "homenaje" a este gran personaje del deporte. MARCO, SIEMPRE EN EL CORAZÓN. 58 F.O.R.E.V.E.R. (L)

viernes, 21 de octubre de 2011

Mírame.

Hoy haré de cura y perdonaré tus pecados.
Mira hacia el futuro y olvida el pasado.
Imagina un futuro. Un futuro para los dos.
Donde sólo estemos tú y yo.
Donde sólo el silencio pueda silenciarnos.
Donde sólo nuestras penas puedan consolarnos.
Mira al futuro. Mírame a los ojos. Mírame a los ojos.
Mírame.
By: A.M.

viernes, 14 de octubre de 2011

Ven.

Ven.
Ven. Acércate a mí. No me sueltes jamás.
Ven. Sí, tú. No me dejes sola en esta inmensa oscuridad.
Oscuridad que nos envuelve, distancia que nos envejece.
Nos envejece lentamente mientras que no te puedo decir "te amo".
Pero, lo que más me duele, es no poderte ver sonreír.
Poder ver esa sonrisa, dulce, a la vez que atrevida.
Tus labios; juguetones y perfectos.
Es una perfección que nunca olvidaré.
Nunca, como esa primera vez en la que nos encontramos.
Nos miramos, y no evitamos enamorarnos.
Y hoy, cumplimos la condena, el precio de nuestra debilidad.
La distancia por el amor.
La nostalgia por el dolor.
Un dolor, que hoy soporta nuestro corazón.
By: A.M.

domingo, 9 de octubre de 2011

Fingiendo sonrisas.

Cierra los ojos. Cierra los ojos para olvidar que existes. 
Cierra los ojos. Cierra los ojos para olvidar que vives.
Y así continúa la vida: ves gente pasar por la calle, caminando y sonriendo e intentas imitarlos. 
Intentas imitarlos fingiendo que eres feliz y no te ocurre nada.
No existe nada peor que rechazarse a si mismo.
Pero yo ya lo tengo muy superado.
Es increíble ver cómo los demás hacen su vida mientras que tú te consumes solo, limitándote a observar  a los  que hacen su vida.
Nunca te sentiste así y te culpas por ello.
No sabes enfrentarte a la realidad de otra forma que huyendo de ella, y así es como comienza el principio del fin. Así es como comienza el principio del fin de alguien como yo. Alguien que no se supo valorar y no supo valorar lo que tenía. 
Así fue, como acabé: desangrada en una bañera. Bañada en historias, bañada en recuerdos; bañada en amores, bañada en momentos. Momentos que ya no volverán a mí. Porque yo, ya desaparecí. Y creo que hice lo correcto, creo que elegí bien. Un camino oscuro, para dejarte vivir...

miércoles, 5 de octubre de 2011

Yo. Sólo yo.

Te advertí que te rindieras 
cuando tuviste la oportunidad, 
pero seguiste adelante con 
un plan que fracasó. 
Rompiste todo lo que se podía romper 
y lo que no.
Hasta un pobre corazón que nunca sanó.
Deberías estar contenta;
lograste lo que no te propusiste, 
te dejaste arrebatar
lo que nunca ganaste 
y lloraste por lo que no perdiste.
Tú. Sólo tú eres capaz de eso.
De engañarte y hacerte creer
que todo va bien mientras 
caminas en las ruinas 
y entre los escombros de lo que pudo ser.
Yo. Sólo yo. 
By: A.M.