Se ha producido un error en este gadget.

¿Qué te parece mi Blog? (:

lunes, 24 de octubre de 2011

Orgullosa de ti. Orgullosa de tu muerte, y orgullosa de tu valentía.

Hoy, a pesar de la muerte de uno de mis mayores ídolos (Marco Simoncelli) ha sido uno de los mejores días de mi vida ¿la razón? Su valentía. Me ha dado tanta confianza en mí misma, que ya no me da miedo luchar por lo que quiero o por lo que me gusta. Él, ha muerto. Sí. Pero con dignidad. Haciendo lo que a él más le gustaba, lo que a él le apasionaba. Era joven, sí. Pero yo creo que no necesitaba más tiempo de vida para demostrar todo lo que él valía. Él sabía lo que quería. Y sí. Pudo evitar su muerte soltándose de la moto. Solamente se habría salido de la pista y habría sido un susto tonto como otro cualquiera dentro del Motociclismo. O cualquier otro deporte, por qué no generalizar. Pero no. Él siguió adelante. ¿Que tuvo mala suerte? Sí. Pero que mereció la pena tampoco se puede negar. Si antes me gustaba, ahora, es mi Dios. Algo más podría decir. Él era seguro de sí mismo y... Qué más puedo decir. Nada, supongo. Valiente para morir. Eso es todo. Hay gente, muchos pilotos (y no sólo pilotos, en la vida cotidiana, utilizando como metáfora su caso) que se han soltado de la moto, se han salido del circuito y se han fracturado un hueso, se han hecho un rasguño en el brazo ¿y por qué? Por miedo a seguir adelante. ¿Por qué? Por miedo a vivir. Él no. Él lo arriesgó todo a una sola carta... Y perdió. Con toda la dignidad con la que se puede perder: con la de un luchador. Por eso estoy orgullosa de ti, Marco. Orgullosa de que tuvieras esa muerte tan sumamente digna que poca gente llega a tener, y cómo no, orgullosa de tu valentía y a afrontar las cosas.
Desde España, deseo muchísimos ánimos al padre de Marco, a su madre, a su hermana y a su novia, sobre todo a la hermana y a la madre, que no pudieron estar con él. Ánimo y espero que esto sirva de lección, como me ha pasado a mí. Yo tenía miedo a vivir, pero ahora, ya no me da miedo demostrar quién soy y por qué estoy aquí. Qué es lo que busco, qué es lo que quiero, y qué es por lo que lucho.
Dicho esto, muchísimas gracias por leer mi entrada. Aquí termina mi "homenaje" a este gran personaje del deporte. MARCO, SIEMPRE EN EL CORAZÓN. 58 F.O.R.E.V.E.R. (L)

3 comentarios:

  1. Sin palabras. Tienes toda la razón del mundo. Estoy orgullosa de ti, hermanita :) tQ

    ResponderEliminar
  2. Se me pulo la carne de gallina , los pelos de punta cuando le ocurrio esto , y el texto puff, le echaremos de menos un besito , te sigo pasate http://susurrosdefelicidad.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Utopía: Gracias sis :D
    María: Casualidá ._. Mismo nombre ._. Enseguida me paso jaja :D
    A mí se me han puesto los pelos de punta no, LOS NERVIOS DE PUNTA al ver que Simoncelli lo tiraron de la camilla cuando intentaban sacarlo del circuito -.- Incompetentes... D:

    ResponderEliminar