Se ha producido un error en este gadget.

¿Qué te parece mi Blog? (:

viernes, 14 de octubre de 2011

Ven.

Ven.
Ven. Acércate a mí. No me sueltes jamás.
Ven. Sí, tú. No me dejes sola en esta inmensa oscuridad.
Oscuridad que nos envuelve, distancia que nos envejece.
Nos envejece lentamente mientras que no te puedo decir "te amo".
Pero, lo que más me duele, es no poderte ver sonreír.
Poder ver esa sonrisa, dulce, a la vez que atrevida.
Tus labios; juguetones y perfectos.
Es una perfección que nunca olvidaré.
Nunca, como esa primera vez en la que nos encontramos.
Nos miramos, y no evitamos enamorarnos.
Y hoy, cumplimos la condena, el precio de nuestra debilidad.
La distancia por el amor.
La nostalgia por el dolor.
Un dolor, que hoy soporta nuestro corazón.
By: A.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario